Tratando de recuperar un poco el ritmo de este espacio me voy a tomar el atrevimiento de reflexionar (como lo hice en su momento respecto a Legacy) sobre el formato más popular en esta región del globo, Extendido.
 
Siempre es bueno que existan alternativas en el juego, y Extendido es una de ellas. Dentro de todos los formatos que existen en Magic, Extendido es sin dudas el más popular, supongo que el hecho de tener las cartas una vida útil más larga que el efímero Estándar ayuda a que observemos la compra de un Jitte más como una inversión que como un gasto que se vuelve inservible en tres meses.
 
Pero más allá de este carácter “inversionista”, Extendido se planta como un formato que pareciera ganar terreno sobre el “comercialismo” de otros, en donde se revaloriza el cartón viejo (pero no tanto como para ser invaluable), en donde el precio para armar un mazo puede ir desde lo astronómico hasta lo modesto u acorde a nuestro presupuesto.
 
Suelo creer que la gente que juega Extendido es más feliz que la gente que juega Estándar, por más que rara vez este formato sea el elegido para los grandes eventos, y cuando lo es sea una excepcionalidad.
 

Ahora, más allá de mis prejuicios, Extendido se sitúa en el perfecto balance entre el agitado mundo de Estándar y el conservador y estructurado mundo de Legacy. Es como el paradigma de la verdad magiquera que se extendió sobre nuestra necesidad de jugar algo que no nos frustre al corto plazo o que no nos haga perder la paciencia cuando nos contrarresten con las tierras giradas.
 
Aprovechando la presente temporada de Extendido los invito a experimentar con tan noble formato, a no temerle al monstruoso Tarmogoyf, malhechor que nos acechó en estándar y rey de Legacy, demostrémosle que podemos darle batalla.
 
Rememoro una reflexión que compartí con un gran jugador del sótano que frecuento:
 
Yo: ¿ahora comienza temporada de Extendido, no? Porque tengo este mazo…
Él: Sí, estaría bueno que algunos se prendan a jugar Extendido, así evolucionan un poco.
 
Y si bien tal vez “evolucionar” no fue la palabra que dijo, ni la más acertada, no creo que sea una cuestión de evolución o involución involucrada al formato que uno juegue con frecuencia. Ni a modo de crítica, ni a modo de defensa del formato “inventado” que nosotros solemos jugar. Magic es como la vida, hay que experimentar y dejarse llevar por los formatos, jugar todo y conocer la mayor cantidad de elementos que hacen a este universo.
 
Nosotros con LCD (Legacy de comunes) supimos y sabemos jugar el juego de una forma que antes era más marginal de lo que es ahora (que si bien lo sigue siendo, no lo es tanto como antes), eso no debe cegarnos a experimentar con los otros formatos, no con una noción de “crecimiento”, sí negando esa rivalidad platónica y ridícula, contrayéndose a uno mismo.
 
Cuando le digo a un camarada del sótano: “deberías probar suerte en Extendido, está bueno” y el refunfuña y elude el desafío, siento que tal vez esa sea la pauta que debemos evitar. Jugar Magic debe ser lo más amplio posible, no debemos satisfacernos jugando un formato y yéndonos felices a casa sabiendo que tenemos un mazo más o menos decente, obviamente no soy ciego y sé que afrontar más de un mazo “competitivo” es un gasto que no muchos podemos afrontar.
 
No como una obligación, sino como una posibilidad latente, como un carácter abierto y listo para ser experimentado. Considérenlo una propuesta, no en detrimento de lo que juegues ahora, sino como una experiencia enriquecedora al juego mismo.
 
Citándome a mí mismo: “No creo que Extendido necesite una apología como esta (hablando de Legacy), Extendido es un formato hermoso con cartas como para jugar sin problemas, para ser creativo, para sorprender. (…) Todos queremos Extendido, puede defenderse solo. (…)  Mucho menos haría una apología de Estándar: es un lindo formato que todos jugamos, algunos hasta dirían necesario, algunos lo tirarían al tacho, algunos otros simplemente lo tratamos de disfrutar.”
 
Y si bien caigo en una clara contradicción creando este texto solo me queda señalar el carácter erróneo de mis conclusiones primeras, Extendido sí necesita una apología, tal vez en menor medida que su anciano compañero de viaje Legacy, pero igual de digna.
 
Ante la inminente rotación, este formato perderá ciertos valores que lo hacen distinguible, digámosle adiós a las fetchlands que sus alegrías supieron darnos, digámosle adiós a muchos simpáticos trasgos que se despiden para perderse en el infinito mar de Legacy. Es el ciclo natural de Magic que se arremolina sobre nuestras cabezas llevándose cosas, pero a su vez dejándonos cosas nuevas. Si le decimos adiós a las fetchlands, le decimos hola a sus hermanas de colores enemigos.
 
Mis amigos, Magic es así, un ciclo tras otro de cartones que se renuevan, que aprendimos a disfrutar. Disfrutemos de los formatos mientras duren, copemos la mayor cantidad que podamos, seamos verdaderos jugadores de este arte. Aunque muchos lamenten que Onslaught, Legions, Scourge y 8ª Edición ya no jueguen con nosotros, que sientan que perdieron una pierna del mazo, todos sabemos que Magic siempre da revancha y que lo que perdemos hoy lo recuperaremos de alguna forma más adelante.
 
Y siempre existe la posibilidad de que a algunos les gustará mas Estándar que Extendido (aunque lo dudo), y siempre existe la posibilidad de que a otros les guste más Legacy que extendido (esto es más probable), y tal vez a otros les guste más LDC (Legacy de comunes) que Extendido (¿por qué no?)… pero más allá de cualquier diferencia, como jugadores, como seres humanos, somos al fin y al cabo miembros de una misma familia.
 
Para ir finalizando, como observación personal, esta temporada trataré de (por lo menos) sacar a relucir mi mazo Boros en algún que otro torneo, sin esperanzas de nada, por amor a los cartones, por amor a la Figure of Destiny, al Lightning Helix y a todas las cartas que hacen de este uno de mis mazos favoritos.
 
Saludos