Reporte del GP San Pablo

La previa

Nuestro equipo estaba conformado por dos próceres del ámbito local como Adrian Saredo Y Pedro de Diego, que tan solo el año pasado habían tenido excelentes resultados en Providence en un equipo de tríos que era completado por Diego Ostrovich.  Este año su lugar era ocupado por otro jugador de los 90’: Rafa da Bouza, un pibe que en algún momento prometía, pero a quien la falta de prioridades y la noche terminaron por perderlo.

A la ya de por si intrincada logística de reunirse para testear (recordamos querido lector que Pedro vive en Comodoro Rivadavia) le sumamos un viaje a Holanda del mismo Pedro en Abril y un viaje a Rio de Janeiro de Rafael dos semanas antes del torneo. En resumen, en el mes previo al torneo nunca estuvimos reunidos los tres integrantes del equipo. Esto no evitó que nos fuésemos reuniendo de a pares cuando coincidimos en Bs. As. llegando al torneo con 10 pooles armados de práctica y las cosas claras: los primeros turnos son para atacar.

Llegando de manera escalonada nos reunimos finalmente todos en SP. El lugar elegido para el torneo era muy bueno: un centro deportivo que debía haber vivido épocas más gloriosas y aunque estaba un poquito dejado era muy espacioso, con capacidad para muchísimas personas; un poco alejado, pero teníamos micro puerta a puerta al Hotel así que en ese sentido todo bien (más después del fiasco de Rio 2013).

Día uno:

Basta de cháchara, ya estamos sentados, ya pasamos un pool que era una bomba total y terminamos recibiendo uno que estaba en la media (un poco por debajo para mi gusto) de lo que veníamos testeado: un par de bombas en blanco, un azul que acompañaba, algo de removal rojo, muy poco removal negro y un verde muy flojo.

A. PEDRO: la presencia de Daxos impuso considerar la opción U/W, pero al principio nos dio la sensación de que era juntar los dos mejores colores que teníamos ya que el azul era el mejor color con buenas flyers en toda la curva y buenos trucos y el blanco tenía las bombas: Lanza de Heliod, Aurigas portadoras del alba, Mandato de Heliod y El de las cien manos. Sin embargo pusimos todos los huevos en una canasta y salió bien Pedro y su heroísmo se llevaron por delante a casi todos los rivales a lo largo del día uno.

B. RAFA: este mazo era el más flojo de los tres, no tenía ni una bomba, es más no había ni una rara en todo el mazo (con la mención especial para Festín del dios caído que estando en el side fue clave para ganar el partido decisivo de la 6° ronda contra un mazo control que tenía dominada la mesa con Efara). Oréadas nacidas de la forja era la única carta con peso propio, comúnmente estabilizando la mesa de las salidas ofensivas rivales, llevándose de 2 a 3 criaturas. Sacando eso el mazo era plano, un poco de removal y bichos grandes que cuando se monstruoseaban eran más grandes todavía. 

C. ADRIAN: Por último se terminó armando un mazo netamente de control. A falta del removal negro este mazo necesitaba ganar tiempo con  Tormenta repentina, Venganza de la diosa del mar y  el Muro mnemónico que permitía rehusarlas. Ahí empezaba a hacer su magia el Roble de Odunos (el MVP del deck) que junto al Siervo de Tymaret, el Discípulo de la esfinge  y Mediadora de lo ideal empezaban a drenar vidas y generar ventaja de cartas…después un par de flyers al tope de la curva terminaban de resolver el trabajo.

Resumen de rondas

Ganamos las dos primeras rondas, Pedro ganando sus dos partidos y Adrián y Rafael complementándose para sumar la 2° victoria en cada ronda. El dato preocupante era que ya empezaba a verse lo que sería una constante…mucho mulligan. Evidentemente la suerte no estaría de nuestro lado y sería un factor a lo largo de todo el torneo.

Tercera ronda: Adrián revierte un partido adverso y gana su duelo, Rafael pierde un tercer partido por mulligan a 5 y nunca robar la 3° tierra y Pedro, contra las cuerdas en su último partido, sale de lo que era una derrota segura y queda a un turno de ganar; EMPATE.
 
Ganamos en la 4° ronda pero en la 5° recibimos el cachetazo del torneo: los tres perdemos nuestros duelos contra un equipo de la República Checa. Los constantes mulligans eran desmoralizantes y con el empate previo ya no teníamos margen de error. Pero el equipo estaba sólido, nos reagrupamos, nos dimos ánimo y salimos con el objetivo de ganar las 3 siguientes rondas. 

Ahí se vió lo mejor del equipo: Pedro siguió arrasando rivales, Adrián ganaba sus partidos si llegaba a su quinta tierra, incluso en un caso donde el rival para el 5to turno tenía  un Leon Melena de Lana monstruoso y con un aura +2/+2 ya atacando, miramos, todo parecía terminado en ese duelo y 15’ después manteniendo la premisa de que si llegaba a 5 tierras ganaba, ganó el duelo luego de chumpbloquear todo el partido al León. 

Y el mazo R/G estuvo para ganar los partidos en que alguno de los otros mazos screwbeaba. Pero la diferencia es que nos hablábamos todo el tiempo (con la tranquilidad de que los rivales no nos entendía), casi siempre eran consultas con respecto a manos iníciales (la maldición de los mulligans era una constante) pero también en ataques claves, elecciones para pasar a la ofensiva y cuando alguno terminaba su partido automáticamente pasaba a jugar los partidos pendientes. Así, logramos remar entre los tres y conseguir las tres victorias al hilo para hacer día dos.

Día dos:

Bueno, finalmente estábamos en el día dos y con el punto extra del empate, el día uno nos costó mucho y considerábamos que la suerte no había estado a nuestro favor: muchos mulligans y un pool mediocre. El día dos no presentaría muchas diferencias: la misma mala suerte para robar y un pool que nuevamente concentraba las bombas en un color y era de regular para abajo en los otros. Esta vez el verde tenía un nivel de cartas increíble, el negro y el rojo tenían variedad y cantidad de removal pero el problema es que el blanco y el azul eran increíblemente pobres…cartas mediocres, sin las criaturas con heroico que desequilibraban…en fin, el panorama era complicado. 

El color verde casi que podía jugar por si solo pero el resto de las combinaciones eran malas, dudamos bastante pero el tiempo era un factor clave, así que decidimos concentrar en dos mazos los mejores colores dejando un tercer mazo muy por debajo del nivel de los otros:

A. Pedro: como dijimos entre el negro y el rojo tenía una gran variedad de removal, ese era el fuerte del mazo. Pero además tomamos una decisión un tanto polémica: a partir de tener Llamaguerra de Kragma y el Petrificador Pileacre forzamos la onda minotauros. Claro que hicimos esto porque la curva con esas criaturas era muy buena y salvo los Pendencieros pielacre el resto de las criaturas eran buenas por si solas. Buena curva, agresivo y mucho removal…con ese mazo estábamos contentos.

B. Rafael: Este mazo era una bomba, era un preconstruido: dios verde, arco, eidolon…el mazo tenía muchas bombas, pero además tenía más de 10 encantamientos, por lo que el Eidolon más Nyktos (con la posibilidad de enderezarlo con los sátiros) daba turnos de jugar toda la mano robando casi la misma cantidad de cartas. Por si no era suficiente dividimos el negro para darle removal y poder jugar la araña (excelente carta ya que el milleo nos permite ir buscando respuestas en nuestro cementerio).

C. Adrián: acá estaba el problema, azul y blanco eran los peores colores y los pusimos juntos. A duras penas dio para tener una curva decente (con criaturas no tan decentes),  un mazo que tenía como principales protagonistas a 2 Hipnotista de las profundidades y al Gigante bentónico como súper estrella  y se completó con los trucos que había a disposición…el mazo no prometía, pero teníamos una fe ciega en el piloto.

Resumen de rondas

Arrancamos mal, jugamos contra tres chicos brasileros…está bien que nosotros estamos viejos pero estos pibes eran muy chicos. Se los notaba tan contentos por haber hecho segundo día como nerviosos (temblores y manos empapadas)…pero los partidos hay que ganarlos. Estando uno a uno en duelos quedaba para que defina el mazo verde estrella, pero un mulligan a 5 y una salida arrolladora del oponente decreto que arrancábamos perdiendo el día dos…

Otra vez a reagrupar, a darse ánimo y así sacamos adelante las dos siguientes rondas: victorias contundentes, sin fisuras. Hasta que en la 4° la suerte quiso que nos tengamos que cruzar con el otro equipo argentino que había llegado con chances: la juventud de Pozzo, la energía de De Nicola y la voz de liderazgo del experimentado Javier “Ginobili(?)” Luna.

El partido de Pedro y Pozzo fue el primero en cerrarse, dos mazos agresivos pero el más joven lo pudo cerrar con un truco de combate que le dio los daños necesarios para llevarse el partido de manera inesperada.  En la otra punta Adrián salió en el primer partido con Guía de Sol Oreskos en el 2do turno y poniéndole una perspicacia del oráculo en el 4to turno, un combo feliz si los hay, pero jugando contra Rackdos parecía que el gatito moriría pronto, pero no fue así Nico de Nicola no tenía el removal y el Gatito activó la habilidad del oráculo 9 veces y ganando 2 vidas por turno también, dio una ventaja de cartas ridícula garantizando la victoria. En el segundo partido Nico salió lento y un Gigante bentónico, sumado a algunas auras, empezó a atacar y pronto se llevó el partido. 
Todo se resolvía en el duelo del centro, en el primer partido Javier había salido de manera agresiva pero a un ataque de ganar el arco se hizo presente y la mesa se fue torciendo a favor de Rafael. Para el segundo partido la misma historia el U/W de Javier llegó a poner a su contrincante en 4 vidas…pero ahí el eidolón empezó a generar ventaja de cartas, llegó el arco, llegó el dios, llegó una hidra 12/12 y nos quedamos con la victoria. 

Ultima ronda, si bien no teníamos chance de hacer top4 podíamos quedar 5°; los rivales: un equipo chileno. En la posición A Pedro casi que jugó mirror match solo que encontró la diferencia entre los mazos en el partido decisivo cuando el rival bajó un Dragón aliento de tormenta que en pocos turnos lo mataría. Pedro solo tenía un pendenciero pielacre encantado con un Heraldo del tormento que NO podía bloquear, aún así dejó enderezado al minotauro y su rival, claramente obnubilado por sus trucos mentales, no atacó por un par de turnos. Lamentablemente esta treta no alcanzó y el chileno finalmente robó mejor para quedarse con la victoria. 

En la meza B, Echaverría, con un mazo U/B arrancó controlando los dos partidos y siempre a rango de un último ataque el mazo lograba hacer su gracia y balanceaba la mesa para luego llenar de bichos que arrollaban al rival. Nuevamente el mazo respondía a las expectativas, estábamos 1 a 1.

Pero en el duelo decisivo el Magic hizo de las suyas… Adrián,  en un partido en el que venía de atrás, llegó a balancear la mesa con una criatura de cada lado. Pero en los 3 turnos siguientes el jugador argentino solo robó tierras mientras que el chileno metió tres hechizos al hilo (claro, a ellos tierra no le sobra).

Mientras todavía teníamos un poco de bronca por el último partido perdido pegaron los standings y vimos que habíamos quedado 12° con lo que la amargura duró poco y cerramos contentos un gran torneo.

Seguinos en